La verdad en el amor

Y por fin descubrí la gran verdad en el amor. Siempre intentando buscar un guión, un porqué, esa forma de actuar para no sufrir. Siempre buscando ese camino a ser feliz sin miedo a caer. Buscando, esa verdad en el amor que me haga entender.

Quizás no como yo lo esperaba, pero la encontré. Tal vez no era lo que quería oír, pero así es. Porque nadie dijo que el amor sea como una espera. Esa es la gran verdad, en el amor no hay verdad.

Descubrí, que lo que para mí puede no ser amor, para alguien puede ser el amor más grande jamás vivido. Lo que para mi es amar, para ti, puede ser una sublime tontería. Quizás el camino a ser feliz, sea el error. Tal vez, ese camino sea diferente para cada uno de nosotros, quizás yo ame el rojo, mientras otro ama el verde. Quizás mañana necesite amar al verde y aquel que tanto lo amaba, empiece a amar al amarillo.

Y la verdad en el amor, es que no existe la verdad absoluta. El amor es como un virus capaz de mutar mil veces, capaz de no infectar por ser inmune o tener facilidad para que las defensas caigan y recaer una y otra vez.

Ese es el amor, mutable, impredecible, imposible de parar.

Javi Morrison 03/09/2017

Anuncios

Aunque no te vuelva a ver

Recuerdo aquellos días sentado en el andén, esperando ese tren que ahora sé que no llegaría. Recuerdo aquellos días esperando el momento de volver a verte, ingenuo, creyendo que un día te vería a diario.

Ahora, que nuestros caminos se separaron, puedo reconocer que me hiciste sentir ese idiota que vivía por ti, que me enseñaste que te puedo querer, aunque no te vuelva a ver.

Recuerdo aún tu sonrisa única, tu mirada, esa que me hacía torpe, esa que hacía a mí corazón bombear más sangre de la normal.

Te prometo, que aún miro el reloj, esperando ese momento de volverte a ver, aunque ahora, con los pies en el suelo, sé que no te volveré a ver o al menos, que ya no será como antes, cuando creía que cambiarías tu mundo por mí, cuando, ingenuo, me sentaba por balcones esperando verte llegar a mis brazos para no separarte jamás.

Javi Morrison 03/09/2017

El sueño

Anoche soñé con un hombre, no podría describirlo, ni siquiera lo reconocí. Soñé que aquel hombre entraba en un bar, un bar cualquiera en el que yo nunca he estado. Y allí la encontró más de 20 años de después.

Él se decidió a saludarla, ella respondió con una sonrisa, le había reconocido. Aquel hombre, pidió disculpas por declararse tantos años después de amarla. La había amado desde los quince años y no sabía porque, años después se declaró rompiendo aquella bonita amistad, pero la amaba tanto que ya no podía callarlo.

Ella le dio las gracias, le había cambiado la vida con aquella hermosa declaración. Jamás se le habían declarado como él lo hizo aunque aquello distanciase aquella amistad. El hombre empezó a dibujar en su rostro una sonrisa cada vez más marcada. La chica le reconoció que nunca había olvidado sus palabras.

Él volvió a amarla, quizás nunca dejó de hacerlo a pesar de intentarlo. Empezó a luchar cada día por los sueños de ella como si fuesen los suyos propios, consiguió que se creyera la princesa en la que no creía.

Ella terminó locamente enamorada, disfrutando aquella felicidad inimaginable, compartiendo cadq momento con él, con quien ofrecería sus brazos en cada día de lágrimas.

Entonces desperté de aquel sueño. Un escalofrío recorrió mi cuerpo y miré al vacío. Ese fue el momento en el que entendí que ese hombre era yo y aquello un sueño imposible.

Javi Morrison 24/08/2017

¿Dónde estabas?

No dejo de darte vueltas, una y otra vez. No dejo de pensar en ti y de preguntarme ¿Dónde estabas?, ¿Dónde estabas? Cuando aún creía en historias con finales felices, cuando la ilusión me invadía y me hacía sentir único. Cuando aún era capaz de amar al 500%, cuando me entregaba enamorado.

¿Dónde estabas? Cuando la vida no me había enseñado todavía lo cruelque puede llegar a ser. Cuando me caía y me levantaba, dispuesto a volver a caerme, cuando volaba sin miedo al aterrizaje. ¿Dónde estabas cuando aún era capaz de enamorarme de ti?

Dime, ¿Dónde estabas? Cuando salía a la carretera sin importar kilómetros, ni peligros. Cuando creía en amores eternos, cuando me volvía loco de amor.

Y en cambio llegas ahora, capaz de volverme un loco con los pies en el suelo, porque no sé dónde estabas cuando era aquel loco impredecible, sin miedos. No sé dónde estabas cuando era un joven aprendiz, capaz de dejarse llevar sin importar el viaje, porque desconocía que podría haber consecuencias que hoy conozco bien.

¿Dónde estabas? Cuando aún podía creer en ti y en mí, cuando no conocía el dolor, creía en el amor y desconocía la existencia de las mentiras y los riesgos de amar sin control.

Llegas ahora, cuando llevo años maldiciendo el amor, cuando sé que los finales felices solo están en las películas, cuando mi única ilusión es volver a verte, sin saber si llegará ese momento o no.

Javi Morrison 22/08/2017

Juré que te esperaría

Estas frente a mí, en una de tantas veces que nos vemos, fingiendo que no nos conocemos. Escasos metros nos separan, ambos sabemos que estamos, aunque ni nos saludemos. Estás frente a mí, tú en tu frenética vida y yo, aquí, esperándote.

Juré que te esperaría y aquí estoy, esperando que tus ojos se fijen en mí. Lo juré tantas veces y aquí estoy, deseándote.

Estás tan lejos de mí, que por muy cerca que estés te siento lejos. Allá donde jamás llegaré, aquí donde siempre te esperaré, con la luz encendida, con puertas y ventanas abiertas, fingiendo que te olvidé, mintiéndome.

Estás tan lejos, aunque estés frente a mí. Estás tan lejos aunque muero por estar contigo. Por ti prepararía una lluvia de estrellas, aunque estés tan lejos. Por ti, esperé. Por ti, un tornado de amor que te traiga a mí. Por ti, espero y esperaré.

Javi Morrison 02/08/2017

No me dejes ir

No sé bien cómo explicar lo que me pasa, no sé cómo decirte lo que siento, pero sé que quiero pedirte que no dejes de que esto pase como un ligero recuerdo. No sé cómo pedirte que no dejes que solo seamos una breve historia que quedó escrita.

No sé cómo decirte, que no quiero irme, aunque te empeñes en echarme sin decirlo. No sé cómo decirte que te espero aunque nunca me lo hayas pedido. Y no sé porque lo hago, porque cada día que pasa, me siento más lejos de ti.

No sé cómo explicarte que no puedo pensar en otra cosa que no sea contigo y no sé cómo pedirte, que no me dejes ir, que me dejes verte, que empecemos ya el resto de nuestra vida.

No sé cómo decirte que mi esperanza se desvanece y que no me apetece levantarme si no es contigo. No sé cómo decirte lo que siento, sin sentir miedo, ni sé cómo pedirte que me dejes amarte, sin pedírtelo.

No sé cómo decirte que si me lo pides te espero, porque, a estas alturas, no puedo apagar mis sentimientos con un soplido, que esta llama ya no se apaga así.

No sé cómo pedirte que no me dejes ir aunque el miedo se apodere de mí y no sé cómo decirte que me dejes robarte esa sonrisa de aquí en adelante.

Cómo decirte, que me siento un náufrago en medio del océano. No sé como decirte que no veo el momento de besarte. Y no sé porque te echo tanto de menos, si no se lo que es estar contigo.

No sé qué has hecho, ni como lo has hecho, pero me siento perdido y solo tú tienes el mapa de este laberinto en el que me encuentro y no sé si quiero salir de él o que entres conmigo. No sé qué has hecho, pero no me quiero ir, aunque a veces parece que te empeñas.

No sé cómo decirte, no me dejes ir…

Javi Morrison 31/08/2016

Erica

Ella es capaz de dejar atrás el pasado, como una historia más. Sin hacer pagar por ello a quien no tiene culpa. Ella es capaz de acariciar mi corazón sin tocarme. Capaz de levantar mi cabeza cuando estoy mirando al suelo.

Ella es la perfección a su modo, regalándome momentos inolvidables. Es capaz de hacerme quebrar mi cabeza, intentando crear un cuento en una clara competición de hacernos felices. Ella es capaz de hacerme temblar con mirar sus ojos marrones, azules o verdes, eso no importa.

Ella me hace sentir aquello en lo que dejó de creer, simplemente porque era demasiado maravilloso para ser cierto. Ella me hace creerme ese protagonista de película con final feliz después de vivir miles de historias de triste final.

Ella es Erica, mujer ardiente. Capaz de ponerme en jaque tras creerme victorioso. Es aquella que sin importarme si su pelo es moreno, rubio o pelirrojo me haga sentirme orgulloso por cómo es. Ella es capaz de recorrer su camino pero prefiere estar en ese lugar en el que por tantos kilómetros que nos separe, estamos juntos.

Ella es quien tiende su mano sin pedírselo, quien provoca mis sueños sin desearlo. Ella será mi amiga, mi confidente, mi compañía. Ella es quien es y me deja ser quien soy. Ella no sabe mentir, no quiere hacerlo. Ella calma mis enojos con solo posar su dedo en mis labios. Ella es única, será mi historia, mi cuento, mi principio. A ella es a quien busco y será quien siga escribiendo aquella historia que un día empecé.

Ella es Erica, mujer de besos incansables, de labios inolvidables. Ella es esa voz que retumba en tu mente. Ella es quien cada día te hace despertar con una sonrisa, quien no se quiere perder quien soy. Erica, protagonista de mi novela, mi vida.

Javi Morrison 12/08/2017

Por más que pasó el tiempo

Eras para mí aquella que me acompañaba, quien más se preocupó por mí, quien me cuidaba y aconsejaba. Eras, desde el principio, los labios que me enamoraba al sonreir. La mirada que se clavaba en mí, esa que al llegar a la oscuridad de mi habitación, aparece sin saber porqué.

No sabría explicar porqué, no sabría decirte si fue el miedo a tu rechazo o quizás, el miedo a perder a quien nunca tuve. No sabría explicar porqué me decidí a buscar otro camino, quizás por mantener tu amistad, quizás por la cobardía de no atreverme.

Busqué tus ojos en otros rostros, me propuse verte como la amiga en la que te convertiste, sin éxito. Intentaba olvidarte en esas noches en las que tu recuerdo llamaba a mi insomnio.

Conseguí buenos momentos pero vacíos sin ti. No te merecía y tú me regalabas ternura. Siempre estabas ahí y yo intenté distanciarme porque necesitaba olvidarte.

Hoy, vuelves donde quizás nunca te fuiste. Y en cambio yo, sigo preso del miedo, sin poder olvidarte, sin querer perderte. Quizás sólo quieras ser mi amiga mientras cada día te amo más.

Por más que pasó el tiempo, no pude olvidarte y ahora, tengo miedo. Por más que pase el tiempo, tal vez no pueda dejar de amarte.

Javi Morrison 10/08/2017

La vida me enseñó

La vida me enseñó a seguir mi propio camino. A veces, me culpo por ser así, por depender solo de mí. Pero la vida me enseñó y no puedo olvidar todo aquello que aprendí.

El mundo está lleno de corazones rotos, de lágrimas en mejillas y quizás haga falta más “soy feliz”. Pero un día escuché aquello de “lo bueno está por llegar” y ahí voy, en mi camino, esperando.

La vida me enseñó, me enseñó tanto en tan poco tiempo. Aprendí que quizás un día me trague mi aprendizaje. Aprendí que un día, a lo mejor, se romperán mis esquemas pero hasta entonces, soy firme, soy yo.

Quizás un día abra los ojos y ya no estés, lo sé, pero no te equivoques, disfruté de ti como tú disfrutaste de mi. Aprendí también de ti, porque tú habrás colaborado en que yo sea más fuerte.

Aprendí lo que la vida me enseñó y aprendí de ti. Me enseñaste que existe el presente sin pensar en un futuro. La vida me enseñó, que el pasado solo es parte de aquello que aprendí. Ahora soy consciente que el camino empezó en mi y que no sé donde termina, pero es mi camino y debo disfrutar de él como disfruté de ti.

Javi Morrison 09/08/2017

A kilómetros de ti

Un nuevo fin de semana en tus brazos, un nuevo lunes sin ti. Esos kilómetros que me matan, esa distancia que me hace perderme quien eres, quien soy contigo.

Un nuevo día a kilómetros de ti. Con tus mensajes y llamadas, con eso tan bonito que me haces sentir. Un nuevo día sintiéndome especial, pero con esos kilómetros que separan nuestras miradas.

Una nueva noche sin ti. Esas noches de insomnio que deseo a tu lado, esas noches eternas en las que echo de menos el sabor de tus labios, esas noches que mi piel necesita el calor de la tuya.

Y mi rutina, a kilómetros de ti. Esa rutina que me mata día a día porque no estás. Esas horas en las que espero un nuevo fin de semana en el que matar cada kilómetro que nos separa.

A kilómetros de ti, esperando el momento de volver a entregarnos, de volver a sentirme aquella persona especial que solo tú me haces sentir. Cientos de kilómetros entre tú y yo soñándote a cada momento, kilómetros que parecen un mar, deseando volver a caer en tus brazos.

Javi Morrison 04/08/2017